Piercings orales: problemas que pueden generar en nuestra boca

Ventajas de las ortodoncias invisibles frente a las tradicionales
29 mayo, 2020
funciones de la saliva
Funciones de la saliva en nuestra boca
30 junio, 2020
Show all

Piercings orales: problemas que pueden generar en nuestra boca

problemas piercings lengua

El uso de los conocidos como piercings en diferentes partes del cuerpo puede acarrear consecuencias negativas en nuestra salud. Una de las zonas más peligrosas y delicadas en este aspecto es precisamente la boca, lugar donde suelen colocarse piercings orales en lengua, labios, etc…

Son muchos los problemas que conllevan este tipo de piercings. El principal, y más común, son las infecciones a raíz de su colocación. Pero no es el único: encontramos también rechazos, problemas de alergia, dolores, traumatismos en los dientes a causa del continuo contacto entre dientes y piercing…

 

problemas piercing labios

 

Si no realizamos una rutina estricta de higiene bucal, las bacterias presentes en nuestra boca pueden terminar influyendo negativamente y generando una infección en la herida de la perforación.

Hemos de ser consciente que el piercing es un objeto extraño que colocamos en nuestro cuerpo, y que irremediablemente interfiere en el funcionamiento de la actividad de la zona elegida, en este caso de nuestra boca. El pendiente influye en la segregación de saliva, dificultando además la masticación y deglución.

Problemas de los piercings en lengua y labios

Hemos de distinguir los problemas ocasionados por los dos tipos de piercings orales (al menos los dos más comunes): lengua y labios.

El riesgo de los piercings en la lengua comienza desde su colocación, ya que un error al elegir la zona puede producir daños en la glándula salival, en el músculo o en algún nervio. Las consecuencias de esto pueden pasar por la pérdida de sensibilidad o del gusto, hemorragias o inflamación.

 

problemas piercings lengua

 

En cuanto a los piercings situados en los labios, pueden ocasionar problemas en las glándulas salivales que acaben generando obstrucciones de saliva, además de inflamaciones en la mucosa labial, además de los ya mencionados traumatismos en los dientes.

Si a pesar de todas estas indicaciones, decides usar un piercing oral, recuerda que su instalación debe ser llevada a cabo por personas cualificadas y con buenos conocimientos de la morfología de la boca. Una vez colocado el piercing, no descuides en ningún momento la higiene y ante la menor señal de inflamación o cualquier otro tipo de problema, acude a tu odontólogo para una revisión. El periodo de cicatricacion tras la perforación de la lengua gira entorno a las 6 semanas, periodo en el que deberás tener especial cuidado y evitar el alcohol, el tabaco y las aspirinas.

En el momento en que quieras quitarte el piercing de forma definitiva, recuerda que la herida se cerrará sola con normalidad. El tiempo para que esta cicatrice dependerá de cuanto hayas llevado puesto el piercing.